Break!

Ocio RANKING

Las 8 series que marcaron la historia

Desde el blanco y negro al streaming ha pasado de todo. Acá un breve -y muy subjetivo- repaso por las historias y personajes que más huella dejaron en la pantalla chica.

lunes 29 enero, 2018
Seinfeld.
Seinfeld. Foto:CEDOC

Más noticias de Ocio

Historias de amor, comedias, héroes... de todo pasó en tantos años que ya tiene la televisión. Aquí un repaso por las series que, sin dudas, dejaron una huella en la industria y en el corazón de varios seguidores.

Yo amo a Lucy:

Pionera en conquistar audiencias globales, Lucille Ball se hizo famosa como Lucy Ricardo, una ama de casa muy dedicada a su marido Ricky (interpretado por Desiderio Alberto, su esposo en la vida real) y a su hijo. La primera emisión fue en octubre de 1951 pero acá llegó siete años más tarde, poco después de su cancelación final (y cuando la pareja protagonista se encaminaba al divorcio).   


El Zorro:

La serie más “longseller” de la historia, al menos si tomamos como parámetro nuestro país, donde al día de hoy sigue al aire, muchas veces ganando el rating de su franja horaria. Producida por Disney, mezcló como ninguna la épica, la comedia y la aventura. Su protagonista, Guy Williams, se enamoró de una argentina, con quien se estableció acá hasta su repentina muerte, en 1989.


La familia Ingalls:

Basada en la autobiografía de Laura Ingalls (una novelista obsesionada con su infancia en la Minnesota de fines del siglo XIX) la serie fue un suceso desde el vamos, sobre todo porque logró lo que todos anhelaban por aquellos años ’80 (aún sin zapping a la vista): reunir a toda la familia frente al televisor. Duró nueve temporadas, con más de doscientos capítulos en total.


Seinfeld:

Se estrenó en 1989 y marcó el comienzo de la década dorada de las “sitcoms” (comedias de situación) junto a otras como Friends y Mad about you. ¿Su secreto? Parodiar los hechos más cotidianos y comunes del mundo con absoluto ingenio y originalidad. Y con un cuarteto inolvidable: Jerry Seinfeld (alter ego perfecto de su creador), su ex novia Elaine y sus amigos Kramer y George Costanza. 


Los Simpson: 

El otro gran emblema de los años ’90, cuya influencia (y en este caso, aire) dura hasta nuestros días. Creada por Matt Groening, subvirtió el orden televisivo de la mano de una familia tan incorrecta como unida. Actualmente va por su temporada número 29 aunque para muchos puristas, su genialidad –y capacidad “para explicar el mundo entero”-  mermó a   partir del nuevo milenio.


Lost:

Fue la que inició el nuevo ciclo de esplendor televisivo, la llamada “peak tv” o edad dorada de las series. Lejos de la comedia, resucitó el suspenso y lo paranormal gracias a un grupo de sobrevivientes de un accidente aéreo y una isla muy pero muy misteriosa. Su final, “visto por el mundo entero” (más de 60 países en simultáneo), generó miles de debates y diatribas en la web.


Breaking Bad:

¿Puede un profesor de química de secundario convertirse en el más temible narcotraficante de anfetaminas? La respuesta es sí, y acá está la historia de Walter White (el inolvidable personaje interpretado por Bryan Cranston) para corroborarlo. Seguida por millones de fanáticos en todo el mundo, llevó al paroxismo eso que ya se había intuido en Los Soprano: el triunfo del antihéroe. 


House of Cards:

Serie destinada a ser histórica por múltiples motivos: fue el primer gran acierto de Netflix (la plataforma de streaming que revolucionó la forma de ver series), resucitó la política en la ficción y, además, fue escenario de uno de los más resonantes casos de acoso sexual que terminó con el ocaso de su protagonista, Kevin Spacey (que no formará parte de su próxima y última temporada).   

Encuesta

Top Stories

no results data in query to Analytics