Break!

Ocio Travesías

Los mejores recorridos del mundo en bici

Sobre dos ruedas, las ciudades más conocidas adquieren una belleza diferente. Y para los más audaces, recorridos especiales que despiertan el espíritu aventurero.

mircoles 22 mayo, 2019
PARÍS & LONDRES. Muy amigables, con sus puentes, sus parques y sus encantadoras callecitas que son una invitación a pedalear entre monumentos, historia y tiendas fashion.
PARÍS & LONDRES. Muy amigables, con sus puentes, sus parques y sus encantadoras callecitas que son una invitación a pedalear entre monumentos, historia y tiendas fashion. Foto:Shutterstock

Más noticias de

La bicicleta es el mejor medio de transporte para recorrer una ciudad con ojos de turista. Más rápidas y más cómodas que caminar, permiten conocer lugares a los que un auto no puede acceder. Cada ciudad tiene su encanto. Aquí, ofrecemos una selección de las mejores para conocer pedaleando.

Copenhague, Dinamarca. La mayoría de la población, desde padres de familia hasta políticos, prefiere este medio de transporte a cualquier otro para trasladarse en el día a día. Esta ciudad es una de las primeras “bike city” en el mundo: cuenta con 350 kilómetros de caminos hechos especialmente para ser recorridos en dos ruedas y tiene muchos lugares a los que solo se puede llegar con una bici. En los alrededores, también se pueden encontrar diferentes circuitos ciento por ciento bike-friendly.

Bicicleta_Puente de Brooklyn_Estados Unidos_travesías_turismo

Ámsterdam, Holanda. Hay más bicicletas que habitantes en la capital holandesa, donde casi nadie tiene un coche propio. Es una de las ciudades que fue hecha para ser vista con calma y al sereno ritmo de las dos ruedas, para estar seguro de que no quedó nada por descubrir. Pionera absoluta, sólo hay que tener cuidado con dos cosas: los tranvías y los peatones (que siempre parecen salir de la nada). El 90 por ciento de la ciudad tiene carriles exclusivos para ciclistas.

París, Francia. Dos posibles rutas para conocer la Ciudad Luz en dos ruedas. Una opción es la orilla izquierda del Sena que recorre los distritos 5, 6 y 7, desde la catedral de Nôtre Dame, pasando por la Place Saint Michel, la torre Eiffel y llega al Museo D’Orsay. La otra, por la derecha del Sena, atraviesa los distritos 1, 2, 3, 4 y 8. En la Place de Vosges, se puede conocer la Casa de Victor Hugo, el barrio de Marais, el Museo del Louvre, el jardín de las Tullerías que le sigue, la plaza Vendôme y la Ópera Garnier.

Hay que estar entrenado para travesías largas, pero algunas ciudades de Europa y Estados Unidos son amigables para hacer tramos en bicicleta.

Montreal, Canadá. Tiene un ambiente tranquilo y relajado, y un programa de alquiler de bicicletas que las hace accesibles en cualquier rincón de la ciudad. El centro de Montreal cuenta con un carril exclusivo para atravesar gran parte de la urbe pedaleando. El paseo por los barrios históricos y el rascacielos Place Ville Marie son ineludibles.

Berlín, Alemania. Los ciclistas tienen la prioridad en la capital alemana, que construyó cientos de kilómetros exclusivos para bicicletas y, por lo tanto, son pocos quienes se mueven en autos, ya que también es bastante difícil encontrar estacionamiento. Se puede dar un paseo por el bosque, la Puerta de Brandeburgo, el Reichstag (Parlamento), la Isla de los Museos, la Avenida Unter den Linden y los Palacios de la ciudad de Postdam, algunas de las paradas imprescindibles. Para conseguir una bicicleta, basta con una llamada de teléfono al servicio “Call al bike”. Una sugerencia: la ruta que sigue el trazado del antiguo Muro de Berlín es especialmente interesante si se la completa en dos ruedas.

Barcelona, España. El ayuntamiento local trabaja conscientemente en aumentar los carriles para bicicletas. Ha tomado varias medidas para potenciar el servicio público de préstamo y alquiler de rodados, y poco a poco también crecen los negocios privados. El “Bicing” ya cuenta con casi 200 mil abonados. En dos ruedas es la mejor manera de recorrer la zona de la Barceloneta y el Paseo Marítimo. Eso sí, hay que tener cuidado con los obstáculos: otros ciclistas, peatones, algunos con una cerveza de más… La orografía plana de la ciudad y su amplia red de carriles son otros factores clave a la hora de pedalear. La Ciudad Condal es además una de las pocas metrópolis españolas que cuenta con una “Oficina de la Bicicleta”.

La Ruta del Mar del Norte de Europa es la más larga señalizada, tiene 6.000 km.

Ljubljana, Eslovenia. Esta pequeña joya en el corazón de Europa central merece ser descubierta, y mejor si es pedaleando. Además del centro, de la ribera del río Ljubljanica y del muy recomendable recorrido por Metelkova, su barrio más underground, lo mejor es disfrutar del atardecer desde la colina del castillo, pero hay que esforzarse mucho para verlo. La subida es muy empinada. Una vez arriba, la recompensa vale la pena.

Nueva York, Estados Unidos. La ciudad se llenó de ‘autopistas’ para bicicletas, servicio de alquiler a cada paso, sistemas de estacionamiento para las dos ruedas ecológicas por excelencia, tours y excursiones por el centro y los alrededores. Pedalear es una excelente opción para callejear y conocer todos sus rincones.

Europa_Alemania_Berlín_travesías_turismo_bicicleta

Londres, Inglaterra. La capital inglesa tiene un servicio de préstamo público de bicicletas llamado popularmente “Bori’s Bikes”, que fue puesto en funcionamiento por el alcalde Boris Jonhson, uno de los políticos que más ha apostado dentro de la administración por impulsar el uso de las dos ruedas. La creación de un plan de autopistas para bicis que conectan el centro de Londres con los barrios de los alrededores es otro ejemplo.

San Francisco, Estados Unidos. Conocer esta ciudad desde el asiento de la bici es todo un placer y también un desafío. En el muelle Pier 39 se encuentran varias compañías de alquiler de bicicletas, que proponen pedalear hasta el “Golden Gate”, pasando a orillas de la playa y por diversos parques. Una vez allí, es posible cruzar el puente hasta Sausalito y tomar un ferry para regresar al embarcadero. Para quienes estén en mejor estado, pueden atreverse con las empinadas cuestas de la ciudad, como “Lombard Street”.

Exclusivo para aventureros

Para audaces con buena preparación física hay otras opciones en dos ruedas. Generan mayor adrenalina ya que los caminos a recorrer no siempre son circuitos urbanos preparados para ciclistas, sino mucho más extensos (algunos lleva meses completarlos), con subidas y bajadas, y con la exigencia de que se utilice una bici adecuada para semejante desafío. El esfuerzo vale la pena.

Carretera de la Amistad, China. Ochocientos kilómetros entre la ciudad tibetana de Lhasa y la frontera nepalés. Es un recorrido con vistas de gran altitud, algunas, bastante sombrías. La ruta incluye tres pasos de más de 5.000 metros de altura, con un máximo de 5.220 metros que pondrán a prueba la capacidad aeróbica sobre el paso de la montaña Gyatso, donde la recompensa en un día despejado es una vista distante del Everest. Las condiciones son complicadas y la distancia entre los pueblos necesita una planificación cuidadosa. El premio es ver las maravillas religiosas y culturales de Lhasa y Gyantse, el pico cubierto por la bandera de oración del paso de la montaña Gampa-la, el inmenso lago turquesa, Yamdrok Yumtso, brillando en el valle de abajo. Si eso no es suficiente, la ruta termina con el descenso probablemente más largo del mundo, una caída precipitada de 3.500 metros por el borde de la meseta tibetana a lo largo de lodosas curvas cerradas.

La Ruta de los Conquistadores, Costa Rica. Se trata de un circuito de tierra de 270 kilómetros a través de Costa Rica, desde la costa del Pacífico a la del Caribe. Son senderos fangosos, de selva, de plantaciones de café, e incluso un volcán extinto. Puede completarse a lo largo de tres días en noviembre, como parte de la competencia anual de ciclismo de montaña. Los que tengan menos apuro, pueden recorrerlo a la velocidad que prefieran, siguiendo la ruta del conquistador español del siglo XVI, Juan de Cavallon. Costa Rica tiene incontables maravillas naturales en una superficie bastante pequeña. La ruta comienza en el complejo turístico de surfeo de Jaco Beach. Al ascender, se transforma en caminos agotadores de tierra y lodo rojo. Luego incluye unos 3 mil metros de escalada solo en el primer día. Al bordear la capital, San José, pasa cerca del extinto Volcán Irazú y baja a los bosques de manglares y playas de arena blanca. El final tradicional del viaje es un chapuzón en el Caribe.

Europa_Holanda_Amsterdam_bicicleta_travesías_turismo

Ruta ciclista del Mar del Norte, Europa. El NSCR (por sus siglas en inglés), se conoce con el nombre un poco menos evocador de Euro Velo Route 12, que atraviesa ocho países. Es la ruta ciclista señalizada más larga del mundo. Cubre casi 6 mil kilómetros y se extiende desde el extremo norte de las Islas Shetland de Escocia a lo largo de las costas de Gran Bretaña, Francia, Bélgica, los Países Bajos, Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega. No es un viaje para intentar en el invierno.

El Shimanami Kaido, Japón. Son algo más de 64 kilómetros, completamente separados de la carretera, que serpentea a través de una serie de pequeñas islas pintorescas en la prefectura de Hiroshima, al oeste del Japón, un país donde el ciclismo es muy común. La ciclovía, en su mayor parte pasa junto a la carretera, aunque hay desvíos. Se pueden alquilar bicicletas en una serie de puntos a lo largo del camino. Algunas personas completan el viaje en un día, pero muchos se entretienen para mirar las hermosas vistas a lo largo del Mar Interior de Seto. Dicen que es la mejor ruta para dos ruedas de Japón. La época ideal para recorrerla es durante la primavera o el otoño.

Great Divide Mountain Bike Route, Estados Unidos. Esta es grande. Se trata de una ruta de tierra para turismo desde Alberta, Canadá, hasta llegar a Nuevo México, unos 4.400 kilómetros de largo, más 61 mil metros de escalada: sí, casi siete veces la altura del Everest – desde el nivel del mar, no del campamento base. Es, sin dudas, espectacular, asimilando todo desde los bosques hasta las montañas y los páramos de la Gran Cuenca. Los compañeros potenciales podrían incluir osos pardos, alces, pumas y águilas. Las condiciones climáticas obligan a aclarar que este viaje solo es viable de junio a septiembre y, aún así, las lluvias repentinas pueden hacer que algunas secciones fangosas sean intransitables durante semanas.

The South Downs Way, Inglaterra. Registrado como “engañosamente difícil”. Es una ruta de 160 kilómetros que atraviesa algunos de los campos ingleses estereotípicamente más frondosos y ondulados. Pero todos esos pequeños altibajos suman. Los ciclistas que optan por la ruta completa se comprometen a casi 4.300 metros de pedaleo cuesta arriba. Una ruta para ir caminando, recorrida durante miles de años y ahora un sendero señalizado, el South Downs Way serpentea por los acantilados escarpados de Beachy Head al histórico Winchester.

El tour de África. Una de las rutas ciclistas más largas y fascinantes del mundo comienza en El Cairo, junto a las pirámides de Guiza, y termina en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Es decir, cruza toda África, de norte a sur. Tiene unos 12.000 kilómetros de longitud y se necesitan cuatro meses para completarla. Pero se pueden cumplir sólo una o varias etapas. O hacer alguna de ellas en camiones de asistencia en losque los organizadores del circuito llevan provisiones y elementos para acampar.

 

LA PATAGONIA Y TIERRA DEL FUEGO (ARGENTINA Y CHILE)

Llegar a Ushuaia, la ciudad más austral del mundo es en sí una aventura. Hacerlo en bicicleta atravesando toda la Patagonia y la provincia de Tierra del Fuego es digno de una medalla olímpica. Esta ruta une El Chaltén, en los Andes argenঞnos, a lo largo de Ushuaia durante 1150 km, por lugares como el monte Fitz-Roy, Punta Arenas, el estrecho de Magallanes o los bosques fueguinos. Recorre lugares muy remotos, sin servicios y con un clima que oscila entre malo y peor. La mejor época para afrontarla es el verano, de noviembre a marzo.

Bicicleta_Patagonia_turismo_travesías

Encuesta

Top Stories

  1. 1Conocé los 8 cruceros más grandes del mundoConocé los 8 cruceros más grandes del mundo