Break!

Ocio viajes

Rovaniemi: la ciudad donde vive Papá Noel

Niños de todos el mundo fantasean por estos días con los regalos que recibirán para Navidad. Muchos escribieron sus cartas y las enviaron a Rovaniemi, el pueblo finlandés donde vive Santa Claus.

viernes 19 enero, 2018
Rovaniemi
Rovaniemi Foto:Gentileza Rovaniemi

Más noticias de

La oficina postal de Laponia, en el Círculo Polar Ártico todavía recibe un gran número de cartas. Sobres llenos de esperanza y postales con deseos genuinos escritos con trazos infantiles. Y los carteros tienen el deber de que cada uno de estos pedidos llegue a destino: la casa de Papá Noel. Sí. Asi como suena: la localidad de Rovaniemi, donde hoy viven unas 60 mil personas y cuya residencia más importante es Santa Claus Village, a pocos kilómetros del casco urbano. En el edificio principal del complejo -ambientado con muérdagos, luces y adornos en colorado y verde- hay un reloj que no marca las horas que pasan sino los minutos que faltan para la Nochebuena. Una cuenta regresiva que -por motivos diferentes- mantiene atentos a los colaboradores de Papá Noel y a los niños de los cinco continentes. Hay un salón especial donde se archivan las cartas catalogadas por países y, al lado, una oficina de correos desde donde se pueden enviar postales con el sello del Círculo Polar. 

Sin embargo, aunque la Navidad tiene un alto impacto en la vida de la localidad -que ostenta orgullosa el título de “ciudad natal oficial de Santa Claus”- hay un sinfín de actividades para hacer. El invierno es largo y el territorio se llena de nieve y hielo por lo que resulta ideal para practicar deportes como esquí, snowboard y patinaje. También hay quienes disfrutan paseos en motos de nieve, salidas en trnieos tirados por perros o safaris a los parques naturales de la región entre los que se destacan el Parque Ranua (dónde es común toparse con osos polares) y Lampivaara (una mina de amatistas). Otro atractivo peculiar de la cuidad es la posibilidad de dormir en lugares poco convencionales, como el hotel Arctic Snow, que tiene una serie de iglús de cristal que son perfectos para observar las luces de la aurora boreal (se llegan a ver hasta 200 a lo largo de un año y la oficina de turismo tiene armado un sistema de alerta para anunciar de antemano a qué hora se producirá el fenómeno) desde la cama. 

Si el plan es conocer cómo se vive en el ártico, una buena opción es sumarse a costumbres locales como bañarse en un sauna o tirarse a nadar en un lago helado (una experiencia tan extrema como inolvidable). También la pesca en hielo es una actividad característica en Finlandia. Además hay tours gastronómicos diseñados para degustar los principales platos locales, muchos de los cuáles llevan reno y salmón, y excursiones en las que los visitantes pueden hacer sus propios souvenires de astas de reno, cuero y madera guiados por expertos artesanos de la región de Laponia. Si el objetivo es, en cambio, conseguir productos autóctonos de alta calidad, conviene poner el ojo en la joyería y los cuchillos que son fabricados con técnicas ancestrales. 

El invierno es mágico en Rovaniemi. Pero el verano no tiene nada que envidiarle ya que este es un sitio privilegiado para ver el sol de medianoche en torno al solsticio de verano (21 de junio en el hemisferio Norte). De hecho, desde los primeros días de junio y  hasta la primera semana de julio se ve el horizonte iluminado. De hecho, durante todo el verano no hay noche en este rincón del planeta. Razón para aprovechar el clima templado -temperaturas máximas en torno a los 30ºC y mínimas que apenas superan los 10ºC- y disfrutar a cualquier hora de un baño en el lago, una salida a remar o un paseo por el bosque. Y, por supuesto, también se puede visitar el Santa Claus Park... abierto también en verano porque en Rovaniemi, todo el año es Navidad. 

Encuesta

Top Stories

  1. 1Break